Juan Luis Fisch Cabeza de Vaca Blog

Juan Luis Fisch Cabeza de Vaca Blog

Puede el yoga contribuir a una mejor salud?

Yoga

Esta práctica milenaria ha demostrado tener beneficios para la salud a nivel físico, mental y emocional

Puede el yoga contribuir a una mejor salud?

 Yoga. Esta tradición milenaria ya ha demostrado que en todas sus variantes y a todos los niveles, desde el más experto al auténtico torpe, cuadra muy bien en la época actual, dado el protagonismo que el estrés tiene en nuestras vidas.

El yoga, del que hay una gran variedad de prácticas, persigue –en general- aportar un mayor bienestar al día a día pero quienes lo practican aseguran que puede mejorar tu vida. Una vez empiezas, te enganchas.

El yoga es una actividad de bajo impacto que se puede programar de forma específica en función de las necesidades individuales. Varios estudios científicos aportan ciertos beneficios para la salud. No solo física, sino también mental, incluso dicen que emocional.

 

Desde Sprinter enumeran tres beneficios a nivel físico para que te animes a probar:

  1. Reduce el estrés: Mediante el control de la respiración y la conexión con el aquí y ahora se llega a un estado relajación que permite reducir los síntomas del estrés.
  2. Mejora la concentración: Con constancia, se llega a un estado de mayor serenidad y eficiencia.
  3. Aumenta elasticidad y equilibrio: Las posturas, o asanas, ayudan a ejercitar la conciencia sobre nuestro propio cuerpo, por eso incrementa el equilibrio.

YOGA PARA ESTAR MÁS SANO

 

  • -Mejora la función inmune, el rendimiento y satisfacción sexual y la calidad del sueño
  • -Reduce el riesgo de migrañas
  • -Ayuda a regular la ansiedad a la hora de comer
  • -Contribuye a una mejor salud cardiovascular

YOGA PARA EL CORAZÓN

Estudios científicos avalan que el yoga mejora la salud cardiovascular. Combate la hipertensión y reduce los niveles de colesterol en sangre, lo que largo plazo reduce el riesgo de padecer este tipo de trastornos del corazón.

Un estudio publicado en The Journall of the American College of Cardiology(1) registró cómo, tras tres meses practicando yoga, la media de pulsaciones en reposo de los participantes disminuyó de 67 a 61 latidos por minuto, además de referir menor ansiedad y depresión.

Otro estudio (2) investigó los efectos del Hatha Yoga en la presión arterial en niños hipertensos. Durante tres meses, un grupo realizó yoga y el otro clases de música. Al finalizar, los que practicaban yoga tenían más baja la presión arterial de reposo.

YOGA PARA ADELGAZAR

El objetivo del yoga es ganar en concentración y a nivel físico, sobre todo, aportar mayor flexibilidad y coordinación, dependiendo de la variante, puede llegar a quemar muchas calorías.

Es el caso del Bikram Yoga o el Yoga Dinámico, donde según expertos de Sprinter se pueden llegar a quemar unas 507 calorías por hora.

Sin embargo, no se asocia el yoga a un gran gasto calórico, tampoco a un entrenamiento de intensidad que alargue el metabolismo de recuperación.

Lo que sí parece ser es que el yoga puede ayudar a las personas que estén en una dieta de adelgazamiento.

El yoga influye positivamente sobre dos hormonas muy relacionadas con el mal comer y el apetito desmedido: la leptina y la insulina.

Desde la clínica experta en anti-aging Neolife, nos explican: “El yoga ayuda a mejorar hasta un 36% la sensibilidad a la leptina y a la insulina, reduciendo su resistencia, problema que se asocia con el sobrepeso y patologías como la obesidad o la diabetes” (según un estudio publicado en 2012 (3)).

La leptina es una hormona que juega un papel clave en regular la ingesta de comida y el gasto energético. De acuerdo con los autores del estudio, los practicantes expertos en yoga tienen un 36% más alto los niveles de leptina que los practicantes novatos.

Además el yoga ayuda a mejorar la resistencia a la insulina, lo cual se asocia con sobrepeso y patologías como la obesidad o la diabetes.

Además de esto, el yoga también interviene en la combustión de la grasa parda, una gran aliada para perder peso. Su función es quemar calorías para elevar la temperatura corporal.

El estudio en el que se apoya esta afirmación (4) revela la habilidad de los monjes tibetanos de generar un alto calor corporal a través de la práctica del Yoga Tumo, estimulando el metabolismo de la grasa parda, capaz de quemar energía en lugar de almacenarla. Un estudio de 2012 (5) confirma que se puede activar la grasa parda exponiéndola a bajas temperaturas.

YOGA Y TRANQUILIDAD

La clínica Neolife nos revela un último e importante beneficio del yoga, que es su comentado Impacto en la salud mental.

Seguramente, si has vivido episodios de ansiedad, alguien te haya recomendado meterte en clases de yoga. Aprender a reconectar, a respirar, a vivir aquí y ahora…

Un meta análisis de más de cien estudios (6) muestra los beneficios del yoga para la salud mental, teniendo su práctica un efecto positivo en la depresión, trastornos del sueño o la esquizofrenia.

Algunos de esos estudios sugieren que el yoga puede tener el mismo efecto que los antidepresivos y la  psicoterapia, por la acción sobre los neurotransmisores y la secreción de serotonina.

Otros estudios muestran cómo puede reducir la ansiedad y la agresividad.

Fuente: guapisimas

By Juan Luis Fisch CdV